Acercamiento a la Energía Reiki

Todos podemos ser un canal de Energía Reiki, no existe condición previa y ni límite de edad.

El estudio del mismo no acarrea demasiado tiempo, su técnica es segura y no posee efectos secundarios, por lo cual es compatible con cualquier tratamiento y en países Europeos que se utiliza como terapia de apoyo.

El Reiki no es un sistema religioso.

Tras la sintonización energética, a pesar de que haya pasado mucho tiempo, la persona puede aplicar Energía Reiki, no existiendo necesidad de reiniciarse, aunque cada sintonización ayuda enormemente.

Es una energía que pasa a través de nosotros, no es nuestra energía, simplemente colocamos las manos y la energía fluye en la intensidad que la persona necesita. 

La persona no necesita desnudarse, la energía fluye igualmente. También se aplica tratamiento a distancia, es una energía que está por encima del tiempo-espacio.

Reiki no desgasta al terapeuta, no utilizamos nuestra energía y si la Energía Vital del Universo.

Se trabaja a nivel holístico considerando los 4 cuerpos: físico, emocional, mental y espiritual, siendo esta técnica reconocida por Organización mundial de la Salud.

Los científicos modernos ya reconocen que la materia es energía, y también lo son emociones y pensamientos que preceden a las acciones. Pero, lo que debemos saber es que la energía es energía; que no existe mala energía, solamente energía bien o mal dirigida.

Cuando estamos en equilibrio, nuestras energías fluyen de forma correcta por los meridianos, y también en el campo energético.  El Reiki favorece esto, nutriendo el organismo a nivel celular y regulando las funciones vitales. 

Dado el stress, que producen las falsas creencias, el vacío y falta de amor a la que somos o fuimos sometidos, se pueden producir bloqueos energéticos que interrumpen o impiden que la energía vital fluya normalmente, generando disfunciones, que pueden verse reflejadas órganos y en glándulas.

Cuando recibimos la iniciación o sintonización pasamos a ser canales de energía cósmica , y cuando colocamos las manos sobre la zona afectada, el Reiki va disolviendo los bloqueos que no permitían la libre circulación de la energía, es decir actuamos sobre la materia y sobre el campo energético logrando un mayor bienestar, armonía y equilibrio.

Re-edición de un texto de Valentina Cirelli

Bibliografia sobre Reiki

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *