Amatista

La Amatista eleva el nivel de conciencia y ayuda a definir la misión de vida al proporcionar objetividad en las inquietudes espirituales.

Su vibración está relacionada con la energía de liberación, transmutación y perdón.

Lo que la capacita como cristal de compañía en procesos de sanación de heridas sentimentales, recuerdos dolorosos, traumas y miedos. Es muy eficaz en procesos de liberación de sentimientos de culpa y ejerce una beneficiosa influencia protectora.

Aporta, a nivel mental, sentido de la proporción siendo de muy valiosa ayuda a la hora de tomar decisiones y determinaciones, fortalecer la autoestima y enfrentar los propios límites y miedos.

Puede aplicarse sobre el cuerpo de un paciente al que se le esté tratando con Reiki u otra técnica de imposición de manos.
Es el mejor mineral que podemos sostener entre las manos a la hora de meditar o relajarnos.
Ayuda a conciliar el sueño si colocamos un canto rodado plano de amatista bajo la almohada.

Su energía es estabilizadora a nivel emocional cuando se la lleva permanentemente en contacto sobre la piel (por ejemplo como colgante a la altura del corazón).

La amatista es un mineral femenino. En mujeres embarazadas aporta tranquilidad, serenidad, confianza y protección. Aunque su frecuencia vibratoria favorece igualmente a hombres, niños, ancianos y adolescentes.

Es el mineral más emblemático para recuperar la vitalidad después de una enfermedad y/o intervención quirúrgica. Fortalece el sistema inmunológico.
Tomada como elixir o como agua de amatista, nos ayuda a renovar la energía de nuestro organismo ya que a nivel interno, sus propiedades se integran a nivel celular.
Recordar la importancia de limpiar energéticamente nuestros minerales personales.

Bibliografía

Visita nuestra sección de Artesanía Energética

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *