Biodescodificación – El despertar de la conciencia biológica

La biodescodificación, la descodificación biológica, la bioneuroemoción, la nueva medicina germánica así como muchas otras corrientes similares abogan por el empoderamiento personal y hablan a favor de nuestra responsabilidad para con nuestra salud.

 

La enfermedad es el esfuerzo que hace la naturaleza para curar al hombre Carl Gustav Jung

Como muy acertadamente nos dice Víctor en el prólogo del Diccionario Bio-Emocional 2016: “Reconocer que detrás de las patologías que nuestro cuerpo somatiza están nuestros propios conflictos emocionales es un primer paso que nos invita a responsabilizarnos de nuestra propia forma de gestionar la vida. Una vez abierta la puerta, es fundamental comprender que nuestros conflictos internos programan esta poderosa maquinaria biológica que es nuestro cuerpo, resultado último de un proceso creativo que encarnamos cada día sin saberlo por el simple hecho de respirar, pensar, sentir, desear y actuar…

Activar el pensamiento “bio” es aceptar esa responsabilidad en forma de liberación y no de carga sobre nuestros hombros. Es liberarse del “enemigo externo” ante el que somos impotentes, sin poner en su lugar otra pesada carga. Es aceptarnos como creadores y acrecentar nuestra consciencia. Activar el pensamiento “bio” es activar el pensamiento de “vida”.

 Nada puede herirte a no ser que le confieras ese poder (Un Curso de Milagros, T-20.IV.1:1)

El pensamiento “bio” es el principio del fin de las cadenas.

Es el inicio del despertar.

Nunca olvides, sea cual sea tu papel en el proceso de la salud, ya seas un paciente, un terapeuta, un amigo, familiar, acompañante o un mero observador del proceso, que todo tiene un sentido, y que el sentido final de todo es hallar el camino de vuelta a la Paz. Que la Paz esté en tus pensares, en tus sentires y en tus haceres. Entonces podrás llevar cualquier conflicto (incoherencia) ante ella, y verás cómo este se desvanece.

Joan Marc.

Origen: Bio-Despertar – El despertar de la conciencia biológica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *