Broncita

La Broncita aporta fuerza, valentía, vitalidad y protección en los momentos personales de vulnerabilidad o decaimiento tanto físicos como anímicos. Su vibración suave y cálida.

Antiguamente era utilizada como amuleto mágico protector: liberaba a su portador de encantamientos cuando los viajes eran a pie, los caminos peligrosos y se creía que los bosques estaban encantados.

Más allá de supersticiones, la Broncita, como mineral personal, llevándola cerca del cuerpo, tiene un efecto energético fortalecedor del campo bionergético, y por su brillo y color, resuena con la alegría del corazón, el pensamiento positivo y la acción impecable.

La Broncita es un mineral de la familia del hierro, muy antiguo y de gran valor para los sanadores naturales de la antigüedad.

Fuente “Cristales de Sanación” de Nina Llinares 

Visita nuestra sección de Artesanía Energética

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *