Los cristales, consciencias sanadoras

Los cristales  transmiten y amplifican energías de manera constante.

Actúan sobre el campo electromagnético de un organismo, generando alteraciones en la estructura celular, para condicionar la necesidad de autosanarse buscando el equilibrio.

Los cristales tienen la capacidad de absorber y reflejar la luz con una longitud de onda específica y actúan sobre los corpúsculos de luz (fotones) de los que se compone todo ser vivo.  Movilizan la energía estancada, pudiendo estabilizarla, ya que al conectar con un campo de energía resuena con él y lo hace vibrar. Si el campo está disminuido o pobre, le aporta la energía que necesite y si el campo está excesivamente cargado, lo libera de la saturación haciendo fluir la energía. Igualmente, cuando la frecuencia está alterada, la normaliza.

A parte de por su color, los cristales se agrupan por sus propiedades terapéuticas y afinidad energética.

Actúan en el plano físico, emocional, mental y espiritual, a través del energético.

Los 12 grupos de color son: negro, ahumado y gris, marrón y rojo, naranja, amarillo, rosa, verde, azul, índigo, violeta, transparente y blanco e irisado.

En la vida cotidiana pueden sernos de gran ayuda, simplemente llevándolos encima, ya sea como adorno o dentro de algún bolsillo, siempre en contacto con nuestro cuerpo. Por ver algún ejemplo, imaginemos que vamos a una entrevista de trabajo y queremos estar tranquilos y causar buena impresión, lo mejor sería llevar Aguamarina, Citrino y Amatista. Estamos pasando por un momento de gran inquietud y parece que nuestra cabeza vaya a explotar de tantos pensamientos, pues la ayuda la podremos obtener llevando encima Calcita Verde y Aguamarina.

Pueden utilizarse como complemento de otras técnicas, como pueden ser Reflexología, Acupuntura, Meditación, Reiki, Visualización o Regresiones.

Los Cristales nos abren una infinidad de puertas para conectar con nosotros y con el Universo. Al proceder de la Madre Tierra, nos ayudan a elevar nuestra conciencia pudiendo conectar así con planos superiores de evolución que tanto nos ayudarán a sentirnos más libres, más espirituales, más próximos a la humanidad y con mayor capacidad para trabajar con y por nuestro planeta.

Os invito a acercaros a este fantástico mundo cristalino, estudiando sus cualidades y posibilidades y practicando con ellos. Un Cristal nunca os defraudará, ya que es un regalo que la Madre Tierra para ayudarnos en nuestro camino evolutivo, esa es su Misión.

Extacto de un texto de Sol Ahimsa – Terapeuta Integrativa

Libros sobre esta temática.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *