Rodonita

La Rodonita sana el dolor del corazón; ayuda de una forma muy práctica como, por ejemplo si se siente enojo, disgusto o contrariedad de sentimientos hacia algo o alguien, al sostener una Rodonita en las manos o situarla cerca del corazón, se podrá sentir no solo alivio y fuerza interior sino la capacidad de poder distanciarse y llegar a la objetividad con dicha circunstancia.

Se le atribuye una cualidad conciliadora especial para evitar y/o resolver conflictos.

Se aconseja estar en contacto con la vibración de la Rodonita llevándola como piedra personal (como colgante, teniendo una debajo de la almohada, etc.) en procesos personales en los que se necesite afianzar la compasión: hacia uno mismo, hacia una situación personal, hacia algo o hacia alguien de una cuestión concreta real y cotidiana como, por ejemplo, si se es terapeuta o docente o se tiene a cargo un familiar enfermo.

La vetas negras de la Rodonita le confieren un especial poder para absorber la energía de dolor que pudiera haber en el chakra del corazón.

En procesos de sanación de rabia, odio o el trauma grabado de una agresión o abuso de cualquier índole, la influencia prolongada de la Rodonita irá reparando y permitiendo que se libere dicho bloqueo energético.

Información extraída del Libro Cristales de Sanación de Nina Llinares

Visita nuestra sección de Artesanía Energética

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *