Malaquita

Malaquita, “que los males quita”…es mucho más que un juego de palabras , ya que posee una de las más extensas aplicaciones y utilizaciones sanadoras desde todos los tiempos.

Su vibración resulta calmante, relajante y sedativa en estados emocionales de desasosiego y/o preocupación.

Como colgante sobre la zona del corazón, la Malaquita ayuda a mejorar el estado de ánimo así como el cansancio físico.

Situada debajo de la almohada contribuye a conciliar el sueño, y, ya en la Edad Media se situaba de esta manera para ahuyentar las pesadillas.

La malaquita emite una vibración poderosamente reparadora del entramado energético del aura, ya que a pesar de ser tan opaca, tan terrenal, posee un brillo maravilloso (si la piedra a sido pulida) y un campo áurico espectacular.

Tiene una gran capacidad  de contrarrestar el dolor, sobre todo cuando se aplica sobre una zona del cuerpo que esté inflamada.

La malaquita es químicamente un carbonato básico de cobre. Es un mineral muy blando y esta catalogado de piedra semipreciosa.

Es uno de los minerales más antiguos de este planeta y suele encontrarse en los yacimientos donde hay azurita y cobre. Al ser de poca dureza, permite su talla en forma de figuritas y objetos ornamentales para decoración.

Información extraída de la bibliografía de Nina Llinares

Visita nuestra sección de Artesanía Energética

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *