Mi amigo Jamie

Como seguidora de Jamie, este chico comprometido especialmente con la alimentación de las futuras generaciones, no puedo sino alegrarme con la publicación de su nuevo libro y de su evolución como cocinero.

Esta convencido que el cambio radical en nuestros hábitos alimenticios está a la vuelta de la esquina y su curiosidad por saber cuál era el “secreto” de la longevidad en sitios como la isla de Icaria en Grecia, Okinawa en Japón o la península de Nicoya en Costa Rica, le llevo a descubrir que la base está siempre en una dieta de productos locales y de temporada, aderezada con el sentido de comunidad que crean los alimentos. 

Comenta que es asombroso cómo los “chefs” nos dedicamos a nuestro trabajo sin un mayor conocimiento de la nutrición. Aunque más increíble aún es que los médicos estudien hasta siete años y le dediquen apenas unas horas a los alimentos.

Jamie esta convencido que volveremos a lo que decía Hipócrates: que la comida sea tu medicina y que la medicina será tu comida.

Destaca que estamos rodeados de “superalimentos” que podemos usar todos los días para dar variedad y equilibrio a nuestra dieta, que debemos volver a usar los cereales integrales, por su alto contenido en fibra y que tenemos que cocinar más con semillas y frutos secos, que enriquecen el plato y le dan un alto valor nutritivo.

Recomienda comer menos carne ya que no sólo es esencial por la salud de uno mismo, sino por la salud del planeta: no podemos olvidar la generosa contribución del consumo de carne al calentamiento gobal.

La industria de la alimentación no piensa en nuestra salud sino en hacer caja. Nos están inundando con alimentos ultraprocesados que son perjudiciales. Son muy poderosos, pero dice que no les tiene miedo, que la salud de nuestros hijos es la que está en juego y que estamos ante la primera generación de niños que no sólo tendrá menos medios económicos, sino también peor salud que sus padres… si seguimos por este camino.

La clave está en la educación. Si los niños reciben  una educación básica sobre alimentación, si aprenden a cultivar y a cocinar, digamos, unos diez platos, tendrán las herramientas básicas para propiciar ese cambio. Con su poder como consumidores informados y a apostando por productos de temporada, locales y ecológicos, podrán forzar al mismo tiempo los cambios necesarios en la industria de la alimentación.

En este enlace se puede ver su famosa charla TED en la cual no puede ser ni más claro, ni más elocuente. No se la pierdan!

Fuente con la que se edito este post.

Libro de Jamie Oliver

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *