El privilegio de gestar una nueva vida

A mediados del siglo XX, Robert St. John empieza a investigar sobre el periodo de gestación partiendo de sus conocimientos en reflexoterapia podal

La importancia del periodo prenatal era conocida desde las antiguas civilizaciones. Hipócrates o Leonardo da Vinci fueron unos de tantos que estudiaron su influencia y a principios del siglo XX, investigadores europeos re-descubren que todo lo que la madre vive durante el embarazo es más importante para el feto que para la propia madre.   

Durante el periodo de gestación atravesamos todas las etapas de la formación de la vida en el planeta. Es la replicación del proceso del desarrollo de la vida humana durante de miles de años, a gran velocidad, concentrado durante 9 meses.

Tanto desde el nivel físico, como desde el nivel emocional y energético, el bebe en su periodo de gestación registra todas las vivencias de la madre y de su entorno. Las primeras experiencias en este plano vital son las que tenemos en el vientre de nuestra madre y son que las condicionan nuestra vida porque las usamos como referencia inconscientemente.

Las memorias prenatales se transmiten a través del líquido amniótico.

Uno de los deberes que tiene una mujer embarazada es ser feliz. Es el sentimiento que va recoger el feto en todas sus células. Debe buscar espacio para cultivar aquello que le acerque a ese estado. El entorno también es fundamental, la mujer tiene que sentir que se reconoce lo extraordinario que esta sucediendo dentro de ella.

La Técnica Metamórfica favorece una comunicación más armónica con el feto y ayuda deshacer bloqueos que condicionan su buen desarrollo y nacimiento. Libera memorias en contra de la vida que no permitían la expresión de la fuerza vital y nos conecta con nuestro máximo potencial. 

Con esta técnica pretendemos llegar a conectar con las diferentes etapas del desarrollo embrionario que, por alguna razón, quedaron bloqueadas, alterando parte de sus estructuras físicas, mentales o emocionales.

La Técnica Metamórfica se realiza principalmente en los pies. En las zonas donde se reflejan la cabeza y la columna vertebral, y donde se proyectan los 9 meses de gestación, periodo en el que se establecen nuestras debilidades y fortalezas a la hora de enfrentarnos a la vida.

La Pre-concepción es la etapa en la cual la conciencia de la vida por nacer esta en un plano abstracto. Primero será una idea donde todo el potencial esta presente. Físicamente serían los dos gametos que aún no se han fusionado, y en los cuales van impresos parte de los genes paternos y los instintos y las emociones que se heredan.

Es muy importante para un buen desarrollo del bebe ser fruto del amor. Como nos han concebido influye en como somos capaces de concebir a nivel físico y a nivel mental ya que todo proyecto se crea primero en la mente. En el momento de la Concepción se establece el centro del pensamiento. En términos de conciencia es la precipitación en la materia de todas las influencias y características que formarán al nuevo ser. Aquí se establece nuestra capacidad de pasar de lo abstracto a lo concreto, de desarrollar una idea para posteriormente realizarla.

En el periodo Post-concepción podemos distinguir 2 partes. La primera esta ligada a lo que somos capaces de expresar y que llega hasta las 8 o 10 semanas de gestación, momento en el que el feto se compromete con la vida y que se relaciona con la capacidad del individuo para hacer las cosas. Emocionalmente nos habla de las cargas que nos echamos a los hombros y que no nos corresponden, nuestra capacidad de manejar la vida y nuestra autoestima. La segunda parte incluye el periodo de animación, entre la semana 18 y 22, en el cual el feto comienza a explorar lo que le rodea. De esta etapa depende en parte nuestra capacidad de relacionarnos con los demás y se establece el sentido de la responsabilidad.

El Pre-nacimiento, a partir de la semana 22, es el periodo en el que se establecen las capacidades de interacción y comunicación, y en el que tomamos conciencia de nuestra capacidad de acción.

El Nacimiento es el momento del gran cambio. Pasamos de la dimensión del agua a la dimensión de la luz. Normalmente lo provoca el feto, cuando está preparado, activando unas hormonas que envían una señal al hipotálamo de la madre. El niño y la madre llegan al final de su relación única para convertirse en dos seres separados. De como se desarrolle dependerá en nuestra vida la capacidad adaptarnos al cambio y con ello nuestra libertad de acción. Se establece el centro del movimiento y nuestra capacidad de transformación.

Así como del Momento de Concepción depende nuestra capacidad de concebir cualquier proyecto o vida que deseemos, del Momento de Nacimiento, dependerá nuestra capacidad de dar a luz esos proyectos

Si podemos mejorar las condiciones de un nacimiento estamos mejorando las bases sobre las que se construirá la vida de ese ser humano, de ahí la importancia de un nacimiento sin violencia.

Preparación al parto desde el aspecto energético

Terapia prenatal 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *